Elaboran plan de recuperación y conservación de arbusto en peligro de extinción

Lucumillo, especie en Peligro de extinción-min

26.12.2014

De Natalie Maturana M.

Se trata del Lucumillo una especie que crece de manera natural únicamente en el litoral de la Región de Coquimbo,  cuya condición de amenaza se ha incrementado por la actual demanda del uso del borde costero ya sea para instalación de parcelas o desarrollo urbano.  

Poniendo en valor que la Región de Coquimbo ha sido identificada como una  de las zonas del planeta con una gran cantidad de especies endémicas y con mayor diversidad de flora a nivel nacional, el Ministerio del Medio Ambiente inició la elaboración del Plan de Recuperación, Conservación y Gestión del Lucumillo (Myrcianthes coquimbensis), un arbusto que sólo crece en la zona costera de la provincia de Elqui, principalmente en zonas rocosas, y que en el año 2008 fue catalogado como en peligro de extinción debido a la disminución en la calidad de su hábitat, como consecuencia de la urbanización.

El Lucumillo o Reichea habita entre Las Tacas (comuna de Coquimbo) y Barrancones (comuna de La Higuera), ocupando tan sólo una franja de 83 km a lo largo de la costa, cuya  humedad marina favorece la germinación de la especie.

La seremi del Medio Ambiente, Verónica Pinto, explica que “este plan de recuperación que estamos elaborando como ministerio será una herramienta que permita tomar medidas concretas y así revertir la situación de peligro de extinción en la que se encuentra el lucumillo, una especie representativa a nivel regional dentro del 15% de especies con problemas de conservación que habitan en ambientes costeros y que es donde precisamente son las áreas con mayor concentración de biodiversidad vegetal  con más de 300 especies distintas”.

Para que este instrumento comience a tomar forma, recientemente se realizó un taller con actores claves para debatir y analizar las líneas de acción propuestas por el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y la Universidad de la Serena, en el marco de una consultoría mandatada por el Ministerio del Medio Ambiente.  Aquí participaron representantes de dicha casa de estudios, seremías de Bienes Nacionales, Vivienda y Obras Públicas, dirección de Vialidad, CONAF, Instituto Forestal, la comunidad agrícola de Totoralillo, comunidad ecológica El Panul, municipios de La Higuera y Coquimbo, Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas, Centro Neotropical de Entrenamiento en Humedales, empresas mineras, entre otros organismos.

Sandra Diaz, profesional del departamento espacios naturales y biodiversidad del Ministerio del Medio Ambiente, indica que con este taller ya se cuenta con la base de trabajo para el año 2015. “Los próximos pasos es coordinar la elaboración del plan con el reglamento para su formalización final que es a través de Consejo de Ministros para la Sustentabilidad”, explica detallando que cuando se materialice el plan “se va a traducir en acciones concretas y en compromisos del área pública y privada para la conservación de esta especie”.

La seremi añade que el Plan de Recuperación y Conservación es un  instrumento de tal relevancia que se enmarca en el cumplimiento de una de las Metas Aichi del convenio internacional sobre diversidad biológica que busca que para el año 2020 se evite la extinción de especies en peligro y se mejore su estado de conservación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>